Oslo

Para quiénes como yo sean pésimos en Geografía, Oslo es la capital de Noruega.  Está al sur del país, que a su vez está al Norte de Europa.  Ya me estoy liando.

Hay algunas cosas que se deben tener en cuenta antes de ir a Oslo, principalmente, que no es España. Dádle un beso al jamoncito antes de dejar el país. Da igual si casi nunca comes jamón, cuando estás ahí y sabes que no lo tienes, lo echas de menos. Una actividad interesante en Oslo es ir a curiosear en sus supermercados. Yo personalmente sólo fui a uno, y pasé la mayor parte del tiempo en la zona de bollos, dulces y chocolates. Tienen todo tipo de cafés instantáneos (capuccino, mocca, etc) así como galletas, miles de chocolatinas, todo ello no excesivamente caro. Personalmente, aconsejo unos bollos de los cuales no recuerdo su nombre, pero se encuentran en casi todos los sitios. Este magnífico manjar no son más que una especie de DooWaps con pepitas de chocolate o caramelo. También están los sencillos, para la gente que no quiere arriesgar. Si no recuerdo mal, 3 de éstos costaban unas 25 koronas, algo así como 3 euros. En cuanto al tema comida, no aconsejo comer carnes con salsas, la mayoría sientan mal y tanto la indigestión como el mal aliento duran unos días. NO ME HA PASADO A MI.

Pasando a los sitios bonitos, la verdad es que la ciudad toda ella es muy bonita, se recorre en pocas horas andando, aunque quien sea muy vago puede elegir entre tranvía o metro. Recomiendo muchísimo el Parque de Vigeland. Está lleno de estatuas preciosas que representan toda la vida de una persona: desde el nacimiento hasta la vejez y la muerte.

Otro sitio muy recomendable es el puerto, aunque, quienes sean de Menorca no lo valorarán tanto, merece la pena dar un paseo por esa zona. Me parece teóricamente que es un fiordo, pero por mucho que me lo explicaron, todavía no he entendido qué es un fiordo así que no puedo ser de gran ayuda. Allí se encuentra el Museo de los Nobel, porque, como ya sabréis, en Oslo se entrega el Premio Nobel de la Paz.

Tampoco está mal acercarse al Slottsparken donde viven Mette- Marit y Haakon de Noruega. En realidad, todavía no sé si viven ahí, pero hay muchos soldaditos que hacen gestos muy graciosos al andar, así que está bien. Además, dando la espalda al edificio, se tienen unas vistas muy bonitas de la ciudad.

¡Se me olvidaba! También es muy bonita la Opera , sobre todo de noche, ya que se proyectan luces desde el tejado, además se puede subir. (¡Cuidado porque si el suelo está mojado el peligro a caerse es inminente!)

En cuanto a clima, a principios de diciembre no hacía excesivamente frío (2º o 3º) y sí que llovía bastante pero no de manera exagerada, era más bien una lluvia pasada por colador que pasadas unas horas ya ni se siente.  Para ver la nieve tuvimos que ir por una carretera de la que no recuerdo el nombre y ni siquiera a dónde se dirigía, pero eso sí, encontramos mucha mucha nieve.

La gente, sobre todo muy guapa. De hecho, empecé a sospechar que debían tener algún tipo de campo de concentración de gente fea, porque no era muy normal. Y sólo puedo destacar su belleza, puesto que no pude hablar con ningún noruego/a. Son bastante cerrados, excepto una señora que iba en bicicleta (porque eso sí, son sanos como ellos solos) y nos saludó al pasar mientras hacíamos una foto. He aquí la prueba: 

La simpatía en Oslo

Por último, concluyo animando a todos aquellos y aquellas que estéis leyendo esto a ir a visitar esta bonita ciudad, aunque personalmente no podría vivir en ella: es muy cara, la gente se va a casita pronto (nos echaron de un McDonald’s a las 22.30 porque estaban cerrando) y hay demasiada confianza (las puertas del metro están abiertas porque se confía en que los pasajeros pasarán el billete sí o sí), tanta confianza… que induce a la sospecha.

Anuncios

Un comentario en “Oslo

  1. Muy maja la señora que saluda.
    Me gustaría mucho dar un paseo por ese Parque de Vigeland.
    Seguro que es una gran ciudad… pero también pienso que me costaría mucho vivir por allí. Hasta ponerme a prueba no lo sabré, pero tanto frío y vida diurna… no me convence.

    Espero muchas más entregas de los cuadernos de viajes de saradeustacchio. Alright!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s