Un maremoto cualquiera en la piscina municipal

Los mundos y sus siete diferencias. Los caminos que salen de la nada y llegan al campamento de los pelícanos esquizofrénicos. El mar, los socorristas ciegos y las risas de hienas enlatadas.

La montaña y los cerezos con los cuales colores en el viento descubrir, “Johns Smiths” y labios secos.

Tierra, aire, agua, fuego y un poco de mostaza. Querer decir algo y que las ratas no puedan parar de danzarte alrededor por culpa de ese flautista yonki que una vez se comió un bocadillo de setas con denominación de origen.

Meterse en la cama, fumarse un cigarro mientras los huesos entre crujido y crujido, parecen decir: another one bites the dust.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s