Urbi et Orbi que quiera fenómenos paranormales

Digamos que cuando estás al lado de alguien que está más dormido que tú pueden suceder dos cosas. O caer en el sueño o querer soñar despierto por si algún loco entrase por cualquier lugar y tú fueras la única forma de salvaros a los dos. Al menos de intentarlo.

Así fue como Carmelita, pelirroja, con pecas por toda la cara excepto en la nariz, ojos verdes y labios carnosos, entendió que el ciclo del carbono no era más que una fórmula enmascarada para explicar su existencia en este mundo.

Fue precisamente a través de ese descubrimiento, que las chimeneas de las fábricas de su pueblo empezaron a convertirse en grandes referencias fálicas. Cuando empezó a llover sangre con sabor a café amargo que se va al primer lavado. Y en ese msmo instante, fue capaz de establecer una teoría que ponía en relación el peso emocional de su cotidianidad con el número de espasmos que su estómago sufría.

Y se volvió todo muy estomacal en cuanto a que facilitó la función gástrica. El amor siempre fue algo muy estomacal. Así, Carmelita, en un amago de querer jugar a ser “Carmela la de las sinuosas piernas” dio a conocer al mundo entero su famosa frase: “Sal de frutas, queridos, tengan siempre a mano su Sal de frutas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s