La asignatura que perdiste

El otro día te ví llorando más de lo habitual. Estabas sentada con las piernas cruzadas. Frente a ti los fantasmas de tu pasado con aires de tragicomedia. Mientras, murmurabas algo que sonaba al Volver de Gardel y ellos se empezaban a reír. Te dijiste que nunca más volverías  a hacerlo. No lo podías evitar. Así que Gardel se apoderó de ti y volviste a lloriquear. Los fantasmas fueron a lavar las sábanas con las que se cubren para que te sonaras con  un dulce aroma a Mimosín, el oso que no da cariño. «Malditos muertos hijos de puta«, pensaste.

-¿ Si estáis muertos por qué volvéis tan a menudo?

– Porque sin ti, dejamos de existir.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s