Cosas

Un pensamiento sostenido en el millón de historias que me quedan por contarte. Ya no eres pero yo sí sigo siendo tú en mi yo,  revolviendo las heridas de unos pasados no tan limpios pero sí puros. Y ahora vuelas, como siempre creíste que querrías, en las mentes de todos, con más sonoras risas de las que imaginas.

Tuyos son estos latidos con más ritmo que su dueña al bailar, que de improviso me recuerdan que existo, esforzándome yo tanto en convencerme de lo contrario. También lo son esas lágrimas que ya no salen al exterior por miedo a que alguien se las intente llevar como el recuerdo de algo que no fue. Incluso juegas a ser Dios permaneciendo en el subconsciente de las cosas, objetos que recuerdan de qué modo los usabas y que anhelan el imperativo de tus voluntades. Con más veneración de la que se desprende de estas inconexas frases, sólo me queda un “siempre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s