#Etiquetas

Una vez conocí a un chico al que sigo conociendo cuando me lo permite que tenía etiquetas para todo. Su gmail era un arcoiris de etiquetas, todas de colores, incluso subetiquetando temas que no podían ir sueltos porque había mucha variedad en su interior. Y aún así, a veces, se perdía en el metro. Y te llevaba a un sitio que no sabía qué era. Ay, las etiquetas, cada día más inútiles. Ay, los metros, cada día más caros.

Por otra parte, cuando me hablan de etiquetar a la gente me vienen a la cabeza los años 90, cuando yo no alcanzaba el 1,65m (vale quizá ahora me vaya justo) y veía la película de las Spice Girls tarde sí tarde también (¿ALGÚN PROBLEMA?). En una conversación en el bus de las Spice, Emma Bunton preguntaba qué significado tenía la expresión “etiquetar a alguien”, a lo que le contestaban “bueno, cuando te encasillan y por determinadas actitudes dicen que tú eres de una forma, por ejemplo, Victoria es la pija, Mel C la deportista (la deportista porque no podían llamarla la que le cae mal a Saryn), etc, y ya no puedes salir de ahí”. Quizás esta conversación nunca estuvo en otro lugar que no fuera mi mente, pero no importa. Basé mi crecimiento intelectual y emocional basándome en esa explicación y aquí sigo.

Sin embargo, llegamos al 2012 y ahora somos todos maestros del etiquetado gracias al Twitter. Y ponemos mil etiquetas para todo, incluso en los whatsapps. Ejemplos:  ¿Te vienes al cine? #meaburroencasa, ¿Cómo estás? #norecuerdonadadelaotranoche, ¿Te ha llamado? #todasputas. Y digo yo, #¿esnecesario? Ahora parece que si no etiquetas algo en tus frases, eres un pijo-acráta DIGO UN ANTIGUO. Pero lo peor no es que el vulgo lo haga, si no los medios de comunicación, ¡¿qué pasa con la invasión de la # en los titulares!?
Me imagino a los jefes en las redacciones dándoles palmaditas a los becarios, estirarse sus tirantes y mirar con desdén a los más veteranos mientras claman “oh oh oh, genial, fantástico, la juventud, ¡el futuro!”.

Pues muy queridos míos (a ver si me dan trabajo, soy genial, fantástica, joven) el futuro será la instantaneidad, la inmediatez, la rapidez, la astucia y el ingenio pero no lo absurdo y poco informativo que es que alguien titule una noticia poniendo almohadillas y que por ello esa noticia esté más arriba que otras, sintiéndose su autor lo más de la Red por ello. Llamadme nostálgica hipster con flequillo de lado y gafas de pasta, pero me gustaba más cuando los periodistas no tenían que preocuparse por cuántos “clics” recibe su noticia, si no por hacerlo bien. Pero eso debe ser de otra época.

Anuncios

4 comentarios en “#Etiquetas

  1. Tengo que decir que he mejorado las etiquetas y las subetiquetas de mi gmail, que estoy muy contento y que un día quedamos todos y os las explico una a una. Y que queremos más contratodopronostiqueo!

  2. Tienes razón. Y nos están acostumbrando a que, si algo no puede explicarse en 140 caracteres, no merece la pena perder el tiempo con ello. Así nos va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s