¿Positiva o tontalzipote?

Hace unas semanas leí un reportaje en la Cosmopolitan que me dejó muerta. Precisamente, acababa de leer Sonríe o muere, de Barbara Ehrenreich, un libro que describe los riesgos del pensamiento positivo, que hace que las cosas cambien sólo con quererlo. Ya sabéis, el rollo ese de “si te gusta un chico, visualiza que estás con él, piensa en cosas positivas, en vuestro futuro juntos, sin saber cómo, te pedirá una cita”. Os juro que he leído argumentos así. Y me da mucho miedo. Sobre todo cuando empiezan a decirte que tú puedes crear tu realidad. Que simplemente debes hacer oídos sordos a todos aquellos que expresan opiniones contrarias a las tuyas, ya que, según la magia positiva, “solo quieren hacer que desistas”. Algo así como AY, LA ENVIDIA, QUE ES MUY MALA. No, lo siento, pero la vida real no es así.

Concretamente, en el reportaje se describen paso por paso los fundamentos del pensamiento positivo bajo el nombre de “En Navidad pon magia en tu vida”. Empieza así: “¿Crees en la magia de la Navidad? En estas fechas lo mágico parece existir en cada rincón, pero nada tiene que ver con talismanes ni conjuros raros. Hablamos de esa magia cotidiana que te capacita para expresar todo tu poder personal en el día a día. Aprovecha este periodo especial para descubrir todo tu potencial y conseguir aquello que anhelas. Es tan fácil como… ¡creértelo! Sigue leyendo”. También hay un apartado en el que se habla de los “tres ingredientes imprescindibles para crear tu realidad mágica”:

  1. Dejar de crear dificultades (porque sí, amigos, parece ser que las dificultades solo dependen de vosotros, malditos hijos del mal, que os quejáis de vicio).
  2. 2. La serendipia (confieso que la serendipia es mi pasión como cualquier fan de Cuarto Milenio), viniendo a decir algo así como que nuestra existencia está guiada por una mente superior a la nuestra, que nos dejemos llevar (¿empiezas a temblar?).
  3. 3. LA ILUSIÓN: y dice “la ilusión es como la fe y es capaz de mover montañas”.

POR EL AMOR DE DIOS. La verdad es que sólo con esto es posible que algunas lectoras se conformen y caigan rendidas al poder de la magia, pero habrá otras muchas que, ávidas de conocimiento, estarán a la espera de datos, estadísticas, algo que demuestre que de verdad esto es posible… Tranquilos, no desesperéis. Ahora viene la CIENCIA.

Parece ser que el pensamiento positivo ha aprendido de los pequeños errores de la religión (como eso de dejar embarazada a una mujer por medio de una paloma) e intenta solventar esas dudas típicas de cualquier ser humano dándole un poco de “rigor científico”. Es algo muy confuso, como esos anuncios de pasta de dientes en los que sale un supuesto dentista y dice “sí, chicos, esta pasta es la buena y estoy haciendo este anuncio porque sólo quiero lo mejor para vosotros”. También es perfecto porque seguro que ninguno de nosotros vamos a buscar quiénes son esos tipos porque no tenemos tiempo para contrastar que llegamos tarde a nuestra excitante vida. La clave está en que cuanto más desconocidas sean para el ciudadano primario las teorías científicas en las que se basa, más nos lo creeremos por el simple hecho de estar escrito en un libro o una revista. ¿Y qué puede haber más desconocido para un mortal que la física cuántica? Pues sí, amigos. Con dos cojones (perdón), cito textualmente: “A esta apertura en el pensamiento científico, ha contribuido mucho la física cuántica, que surgió de múltiples experimentos”. A VER, QUE HAN SIDO MUCHOS EXPERIMENTOS, QUE ESO CANSA. Además sigue, diciendo que ahora se cree que la mente puede producir cambios físicos en el mundo material, y cita para tener más información a un tal Joe Dispenza, autor del libro Deja de ser tú (sólo el título da ganas de salir corriendo).

Pues bien, una vez has asimilado que tu mente es poderosa (llevo tres horas intentando convertir agua en vino y nada), llega el lavado de cerebro positivo: “Para crear auténtica magia en tu vida, debes ser capaz de captar ese momento en el que todo puede cambiar dentro de ti y, por extensión, también afuera. Para ello, debes ser consciente de cada pensamiento o emoción negativa que te asalte. Como dijo Henry Ford, “tanto si crees que puedes como si no, tienes razón”. Por eso, en la corrección de los pensamientos y emociones negativos es donde está tu auténtico poder personal”. Cuidado, que esto sigue. “Puede que seas una persona optimista que sabe sacar lo bueno de cada momento, pero ¿te ocurre que no siempre consigues el mejor resultado? Puede ser porque eres optimista de una forma más superficial de lo que crees. Para que el positivismo funcione y puedas crear la realidad que deseas, debe estar integrado en ti de forma muy profunda.” Esto ya empieza a ser peligroso. ¿Cómo se consigue ser POSITIVISTA PROFUNDO? Según el reportaje: siendo selectivo. Y aquí está el drama: “hacer oídos sordos a lo que no te conviene escuchar. Todos somos sensibles y una frase cargada de negatividad puede hacernos desistir. Y no todos están de acuerdo en que podemos crear nuestra realidad. Así que, cierra tus ojos y tus oídos a lo que no te ayuda a ir hacia delante. Selecciona y quédate solo con lo que te sirve para continuar.” Como ejemplo, cuenta un cuento (anda…como las parábolas de la religión) de una competición de sapos que querían llegar a la cima de un árbol. Mientras competían, estaban rodeados de animales que les gritaban que no lo lograrían, provocando que los sapos desistieran… Menos uno: el sordo. También hay otro ejemplo que da más cosica:

Estás volviendo del trabajo, llueve pero eres feliz, mirando a la gente que pasa, los escaparates… hasta que te llama tu novio y te dice que no, que al final hoy no te acompaña a esa cena, aunque ayer te aseguró que lo haría. Te deprimes, empiezas a verlo todo feo, empiezas a ser negativa y a pensar que en cuanto tengas la oportunidad se la devuelves. Eso, según el reportaje, es porque tu subconsciente te traiciona. Sin embargo, puedes combatir esa negatividad pensando que igual tiene algo mejor que hacer, una buena razón para no acompañarte. Es así como consigues “dirigir tus pensamientos, emociones y reacciones, siempre que quieras”. Lo siento pero esta actitud, además de ingenua e infantil, es peligrosa (¡aunque con esto no quiero decir que el pobre hombre no tenga una buena razón para no quedar con una positiva tontalzipote!). A nadie le sale todo bien. Eso se puede comprobar haciendo unas llamadas o simplemente mirando a nuestro alrededor. Ser optimista es muy bueno, sobre todo cuando se atraviesa por momentos complicados, pero, ser optimista “arraigado”, tal como intenta explicar el reportaje, es peligroso, porque puede que te haga desconectar del mundo real. No ver las noticias porque no te quieres “cargar de negatividad” es peligroso. No escuchar a tu madre, diciéndote que igual no es un buen momento para dejar tu trabajo y montar tu propia empresa de pegatinas de los Backstreet Boys en un pueblo rural, es peligroso. Sin embargo, se me ocurre para quién es muy beneficioso que no tengas una actitud crítica: para tu jefe, ya que sonreirás cuando te rebaje el sueldo un 50% y tus pensamientos positivos harán que la idea de pagar el alquiler haciendo cupcakes sea una opción magnífica, o para tu novio cabrón, cuando te diga que no es lo que parece. Sin duda, todos salen ganando… a tu costa.

A riesgo de parecer jotdowner con este post XXL, me gustaría terminar recomendando Sonríe o muere, de Ehrenreich, para quien quiera tener más información sobre lo perjudiciales que son los libros de autoayuda superpositivos del estilo El método (del cual algún día escribiré) o El secreto. También me gustaría aclarar que tampoco pretendo que la gente se deprima, crea que no puede cambiar nada, se hunda en el maravilloso mundo de la bollería industrial o algo parecido. NO. La solución y la esperanza, y es mi humilde opinión, está en la gente que se queja. Que se enfada y que reacciona porque ésa es precisamente la gente positiva y optimista, que cree que puede cambiar las cosas que no le gustan, que no puede simplemente mirar para otro lado. Esa gente es la que mueve el mundo.

Anuncios

4 comentarios en “¿Positiva o tontalzipote?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s