Hay una cosa que te quiero decir

Estoy muy nerviosa. He vuelto a tener 10 minutos para tumbarme en el sofá con todo el silencio del mundo y he cerrado los ojos. En una situación en la que una persona normal se masturbaría un ratito, yo estoy imaginándome en Hay una cosa que te quiero decir junto al gran Jorge Javier y me meto en el bolso un ejemplar de La vida iba en serio para que me lo firme. JUVENTUD DIVINO TESORO. Cruzo el pasillo del plató. J.J. me presenta. Llevo un vestido a lo Zooey Deschanel y me han maquillado muy poco porque dicen que así se me ven más las pecas y que es lo que se lleva ahora. Me siento en el sillón de colores y saludo a las señoras del público. Creo que alguna me ha gritado guapa. Qué majas las señoras. J.J. empieza. “Nuestra remitente, Sara, de 26 años pero que aparenta menos de 20, es una fan incondicional de Arctic Monkeys. Pero hoy no está aquí para conocerles porque dice que no quiere arriesgarse a romper la magia y que resulten ser unos imbéciles en la vida real, así que viene a decirle a alguien del que no espera nada que lo odia desde hace mucho tiempo. Este personaje no es más que un prófugo de Telecinco refugiado ahora en Antena 3 junto a Susana Griso, un traidor, un hereje mediático. Sin más preámbulos, Nacho Abad”. Las señoras se están cortando pero yo sé que quieren aplaudir porque Ana Rosa es su líder y si Alex Turner escupiera al suelo y me dijera que lo chupara yo lo haría así que las entiendo. RESPECT.
J.J. y yo mantenemos una amena conversación, ¿así que odias a ese cabronazo, Sara?, ¿quieres ser la presentadora de nuestro nuevo reality ahora que Vasile pasa de Pilar Rubio?, all that stuff. Y ahí viene la frase: veamos si Nacho Abad ha recibido nuestra invitación. Me ha tocado el cartero señor mayor, campechano, el que a veces se pone una gorra cuando hace sol. Toca al timbre de Nacho Abad. Baja. Le hacen las preguntas de verificación: ¿Estuviste trabajando con Ana Rosa? ¿Diste mucho por culo con el caso Bretón?. No hay duda, eres tú. Abad abre el sobre, con sospecha. “Jorge Javier le invita a asistir al programa Hay una cosa que te quiero decir…”. Sonríe, mitad nervioso, buscando la cámara oculta. Qué imbécil, si no hace falta ocultar nada, que la tiene frente a él. J.J. y yo nos miramos con sonrisa maligna. ¿Habrá venido Nacho al programa? Y el cartero señor mayor, en el pasillo, mirando a J.J., le dice: Jorge, Nacho Abad, sí ha aceptado la invitación. WWWWWAAAAH QUÉ SUBIDÓN. Nacho se sienta. Está muy nervioso. No tiene ni idea de por qué está ahí. J.J. bromea insinuando que es Ana Rosa. A Nacho se le cae la gotita de sudor y yo estoy súper ansiosa de soltar toda esta mierda amargura que me come por dentro. ¿Quieres abrir el sobre, Nacho? Claro, sí. Y APAREZCO YO, EN LA PANTALLA APAREZCO YO. Obviamente no me conoce de nada porque he sido muy inteligente y nunca le he acosado por otras vías tipo redes sociales. Soy una completa desconocida y eso le inquieta. ¿Quieres que hable, Nacho? Claro, que hable, ya que estamos aquí… Y ahí va:
Nacho, no me conoces, pero yo a ti sí. Llevo viéndote en la televisión no sé cuántos años y siempre te he odiado pero a medida que crezco este odio se va haciendo más y más grande. Estoy harta de ti y no es personal, es que odio lo que haces. Odio que tu vida gire en torno a lo peor de lo peor de la humanidad. Te he oído decir cosas como “investigación” cuando no eran más que acoso mediático asfixiante y denigrante. Te he visto hablar sobre whatsapps de asesinos. Geolocalizaciones. Perfiles psicológicos. Marujeo vecinal. Te he visto inmiscuirte en historias tan dramáticas con tanta poca delicadeza que en serio, es oír tu nombre y vomito. La buena noticia es que no sólo me pasa contigo, si no que también sufro con la plaga de Nacho Abad wannabes que pululan por las otras cadenas. Te he traído aquí para decirte que me parece detestable tu trabajo. Que no quiero saber los detalles de cómo mataron a unos niños. Ni quiero conocer a la ex del asesino X que afirma que cuando salía con él ya notaba algo raro pero no pensó en denunciar. Que desgraciadamente tu labor no solo no aporta nada, si no que además, crea un ambiente tan retorcido que deja un tufillo maléfico e inútil en la cabeza para todo el día. Eres contaminante. Eres como el puto limón con moho que sigilosamente se lo pega al resto de limones recién comprados de la cesta. Tu trabajo es una ETS. Es un horror. Estás por debajo del “periodismo de corazón”. Y te traigo aquí para que lo sepas porque estoy harta de empezar el día con vuestra carroña. Y no me digas que “esta profesión es lo que tiene, que a veces, hay que dar malas noticias”. Las malas noticias se dan, pero no se chapotea en ellas cual cerdo en un charquito, con todos mis respetos para un animal tan impresionante que nos aporta tantas cosas mucho mejores que mucha gente como EL JAMÓN. Te odio Nacho. Bueno, a ti no, ya lo sabes, el problema no eres tú, es tu trabajo. Espero que lo entiendas.
J. J. se emociona porque a él también le va la marcha. Mira a Nacho, así en plan sin saber qué decir. ¿Quieres que quitemos el sobre, Nacho? Nacho, se levanta, destrozado. Mira al público, como buscando compasión. No la encuentra. Es entonces cuando, abrumado, promete que va a dejar toda esta basura, que había perdido el norte, que no era consciente del daño que estaba haciendo. Promete que va a cambiar. Que va a dejar el trabajo. Que va a hacer otra cosa más digna y que va a crear una clínica de desintoxicación para “periodistas de sucesos” que sufren el mismo problema. Y se va corriendo.
Soñar despierto, ese placer que no te pueden quitar ni arrancándote los ojos.
Anuncios

4 comentarios en “Hay una cosa que te quiero decir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s