La liga de los perdedores

¡¡VOY A COMER CHOCOLATE HASTA REVENTAR!!

En este día de hoy y parece ser probablemente que en el de mañana se divide a las personas entre ganadores y perdedores y a mí eso no me gusta porque los ganadores siempre van perfectamente peinados y yo soy más de pelo limpio que parece sucio pero que cuando te acercas huele bien. Tan bien que tienes ganas de abrazar a esa persona para toda la vida. Se nos vende la idea del ganador como la válida, como la única, el ve a por ello pisando a quien tengas que pisar porque está claro que si no lo haces tú lo hará otro, no lo sabes porque estás demasiado ocupado revisando que sigues intacto pero la guerra civil está en cualquier pequeña cosa como en el super cuando alguien está parado escogiendo entre Camembert o Brie y tú quieres coger el parmesano y esa zorra detestable no te deja, también está cada vez que corres para meterte en el metro y tú llegas y ese friki que seguramente sea un perdedor en muchos aspectos de su vida se ha quedado atrás fatigado y asmático y ahora va a tener que esperar 5 minutos a que llegue el próximo y jajaja qué risa qué bien ha empezado el día. Pero no. Joder. Esto no es para mí. A mí me gustan los perdedores. Me gusta la gente que la caga constantemente porque me hacen sentir más humana y porque son ellos los que van a ser buenos abuelos y van a dar grandes consejos dentro de unos años. ¿En qué puede ayudarte una persona que ha tenido éxito en la vida y todo le ha salido a la primera? Me gusta la gente que se resigna a tener que esperar para entrar en un museo porque sabe que la recompensa es mucho mayor aunque no sea algo tangible por lo que te dan un título que te diferencie de los demás. Me gusta la gente que prescinde de la muy común obsesión actual optimizar el tiempo. De repente, me viene a la cabeza una de mis mejores amigas que odia como unto la mantequilla en una tostada. Es verdad, parezco un poco trastornada cada vez que unto una tostada, incluso cuando es Nutella, yo lo achaco a que soy zurda y está claro que los zurdos tenemos muchos obstáculos desde nuestro nacimiento porque el mundo no está hecho para zurdos. Los zurdos somos los perdedores en el subgénero de las destrezas pero utilizamos muy bien no sé qué parte del cerebro o eso me dijeron a mí para que no me sintiera más rara de lo que ya me siento. Pero no hacer las cosas como se supone que deben hacerse, buscar otros caminos de llegar a un objetivo y equivocarse reiteradamente tiene su rollo. La tostada vs. Saryn de las mañanas es mi primera lucha del día. Ver como el pan intenta por todas las vías que no le unte nada y yo ahí con el cuchillo diciéndole “si te resistes te va a doler” y acabo medio rompiendo la tostada o ella se acaba suicidando tirándose al suelo porque vale más morir de pie que vivir arrodillada es algo que no quitaría de mi vida en absoluto. Y todo este sinsentido para decir que creo profundamente que los perdedores tienen que unirse. Tienen que juntarse todos no para luchar contra los ganadores, a esos que les den, si no para formar otro mundo dentro de la dualidad, un UPyDance que no luche por quitarle el puesto a los ganadores y hacer una dualidad de perdedores 1 contra perdedores 2 si no que simplemente unifique a los que sobreviven en la hostilidad y promueva que se valoren actitudes como la de aquella que es incapaz de maquillarse bien y opta por no hacerlo dejando su cara al descubierto y que esto sea tomado como un acto de valentía y rebeldía y no como descuido y pasotismo. Porque es muy fácil afrontar la vida disimulando las imperfecciones pero las verdaderas amas del universo son aquellas que tienen los cojones de salir a la calle sin maquillar y sonreír como si estuviesen en la red carpet. Un mundo en el que no saber darle la vuelta a una tortilla no sea objeto de discriminación si no una oportunidad para invitar a alguien a cenar. Un mundo en el que no saber planchar no sea un problema porque los dress code estarían abolidos por la Ley Orgánica 34/2014. Una realidad en la que dos personas no tengan que enfrentarse en una entrevista de trabajo y se vean obligados a dar motivos para que le escojan a él y no a su adversario si no que simplemente, se ofrezcan y luego se vayan a tomar una caña. Un nuevo entorno cuyos cimientos no se sustenten con antónimos si no con un amplio abanico de posibilidades en el que no haya que decidir ni posicionarse en contra, un mundo en el que te puedas hacer con todos, a lo Ash Ketchum.

VOY A VIVIR EN UN ETERNO DOMINGO

Anuncios

2 comentarios en “La liga de los perdedores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s