Libros para matar dragones

Es un día muy bonito. De repente todo el mundo lee un montón. Y a mí eso me hace feliz. Pero siempre ocurre lo mismo. Vas a regalar un libro y no tienes ni idea de qué regalar. Yo tampoco sé nunca qué regalar así que a mí que me regalen muchas cosas y ya si eso me invento algo para devolver el detalle. Pero si aún así tienes que hacer un regalo sí o sí, porque sabes de antemano que alguien muy querido te va a regalar un libro y tú no quieres quedar mal, aquí va lo que yo regalaría:

1. Para alguien que está sufriendo por amor o simplemente estaba de parranda:
Cumbres borrascosas SIEMPRE. Porque vale para jóvenas, para señoras, para ancianas, porque vale también para hombres, para adolescentes enamorados, para cuando le envías un whatsapp al amor de tu vida confesándole tu amor y te contesta con la flamenca, porque es un libraco apasionadísimo.

2. Para tu hijo adolescente que come yogur en la cama y te pringa siempre las sábanas:
California 83 es su Biblia. Porque sin saber cómo hará que tu hijo aparte la vista del ordenador y que el mal humor fruto de las múltiples guerras civiles en las que están inmersas sus hormonas se disipe.  Se sentirá más comprendido porque los picores del amor son los mismos en todas las generaciones. Apto también para chicas como manual para entender los comportamientos del homo puberatum. Ay, la pubertad, qué gran cosa.

3. Para alguien que se siente incomprendido porque no consigue sacar algo positivo de su situación de mierda y está empeñado en combatir las injusticias en vez de adaptarse a ellas:
Si tienes un amigo que está pasando una mala racha y vive acosado por personas que le dicen que tiene que sonreír y ser feliz de una manera casi enfermiza, Barbara es su mujer. Porque (y esto es una idea que algún día desarrollaré) este galopante materialismo que ha devaluado todo y este afán por el éxito y por el ser alguien (por cierto, esta manía de dividir la gente entre “los que son alguien” y “los que no lo son” legitima muchas atrocidades) está pervirtiendo la actitud positiva genuina despojándola de toda actitud crítica. Un cinco estrellas.

4. Si quieres sorprender a alguien que es muy de ver porno:
Si tienes un amig@ que conoce el cuerpo de Sasha Grey mejor que el suyo propio, su Sociedad Juliette es el libro perfecto para demostrarle que Sasha es mucho más que eso. Las cosas claras, no es un libro que me llevaría a una isla desierta para leer en momentos de incertidumbre existencial pero igual sí me lo llevaría para tocarme un poco a la sombra de un cocotero porque la sabiduría de esta mujer en cuanto al guarreo no conoce fronteras. Ídola.

5. Si es alguien  al que le va el canal historia pero se duerme leyendo libros sobre el tema porque es que son muchas cosas:
Me encantó, sobre todo las referencias a obras de Velázquez. Tiene intriga, un poco de amor y alguna que otra riña. Y si el misterio y el suspense es lo que le va, también le regalaría La verdad sobre el caso Savolta, otro libro de Mendoza que me atrapó de principio a fin, sin ser yo nada de eso.

6. Si es alguien a quien le va la acción y el periodismo:

Admiro muchísimo a la autora de este libro como periodista y no me ha defraudado en absoluto. Siempre he sentido mucha debilidad por los personajes femeninos valientes y en este caso es un 10: la protagonista es una reportera de guerra freelance (sólo en la última palabra ya se engloba toda la incertidumbre) que viaja a Afganistán y el resto iba a decir que os lo podéis imaginar pero no, no podéis.

7. Para alguien que quiere fliparlo un poco y vivir emociones fuertes:
Es sin duda uno de los libros que más me han marcado, pero marcado en plan con un hierro ardiendo con forma de corazón en el culo como a los terneros. Un adelanto para desconfiados es el conocido cuento Tripas que long time ago me descubrió alguien y que me hizo un gran regalo haciéndolo.

 

8. Si es alguien que se replantea cosas pero no en plan Bob Dylan haciendo juegos de palabras en el anuncio de ING Direct:

Sociofobia, porque todo lo que tenía que decir sobre este libro lo dije aquí.
Cómo nos venden la moto, porque es un clásico y Noam es mucho Noam y rara vez no tiene razón en lo que dice.
El derecho a la pereza, y lo recomiendo no sólo por la gran alegría que me dio comprármelo por casualidad sin tener ni idea y que fuera tan bueno si no por las grandes lecciones que da en cuanto al mundo laboral esclavista en el que estamos ahora metidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s