NO ME GUSTA CORRER

Nadie va a compartir este post. Nadie va a apoyarme en esta cruzada anti-running porque el running está de moda, es saludable, nadie puede decir nada en contra porque acaba pareciendo un vago que no sabe lo que se pierde, que es incapaz de marcarse unos objetivos y cumplirlos, que no entiende lo bien que se siente uno cuando llega a casa después de una maratón. Antes de que me tiren a los leones, me gustaría decir que admiro mucho MUCHO la constancia de algunos, yo soy inconstante hasta para cosas básicas como beber agua, también admiro el mejorar día a día y el renunciar a una noche de borrachera para ir a correr con un montón de gente un domingo por la mañana. Y recuerdo hace no muchos años, cuando ZP decía que no había crisis todavía, que correr no era algo que hiciera mucha gente (bueno, igual sí lo hacía mucha gente, pero contarlo era un poco de losers) y mi amigo Pablo tenía serias dudas los fines de semana y casi siempre acababa saliendo de fiesta y arrepintiéndose al día siguiente cuando tenía que ir a correr lo que sea que corriese habiendo dormido poco y mal. Le admiraba porque cuando decía “no, me voy a casa, que mañana corro” la gente le miraba con cara de “mira este colgao” y él se iba tan contento. ESTO HACÍA QUE YO LE RESPETARA MUCHO e incluso un día accedí a ir a correr con él (porque me prometió que vería carnaza). Me recordaba mucho a cuando yo tiraba con arco y bueno, qué os voy a contar, no hay nada más friki que tener 14 años e irte de campeonato en campeonato mientras tus amigos juegan a fútbol o van a aerobic o se van de botellón o no sé, COSAS NORMALES. Yo también tuve que irme a casa pronto muchos sábados porque al día siguiente tenía competición y nadie me entendía.

Sin duda un deporte no es mejor o peor porque lo practique mucha o poca gente y partiendo de esta base, todo deporte es bueno y no seré yo quien incite a las masas a rascarse los bajos viendo Supervivientes, aunque también #RESPECT. Sin embargo, tengo la sensación de que el auge del puto correr running ha sido motivado más como una solución ante la imposibilidad cada vez más alta de conciliar vida laboral con TODO LO DEMÁS (incluido el sexo, pero ese es otro post).

ME EXPLICO, esos tiempos en los que uno tenía un turno de mañana o un turno de tarde y libraba los fines de semana hace tiempo que se han extinguido. Los gimnasios intentaron solventar esos problemas ofreciendo horarios cada vez más amplios de clases guiadas (que eran las que realmente triunfaban) para que a la gente le pudiera seguir mereciendo la pena pagar 50 euros al mes y poder asistir a las clases. Tomo de ejemplo a mi madre, que es desde hace 20 años ya como el conejo de Alicia en el país de las maravillas, siempre con alarmas sonando porque el tiempo le pasa tan deprisa que dos horas son cinco minutos. Ella siempre ha practicado “deportes solitarios” como piscina o pesas, aunque le hubiera gustado (y le encantaría todavía) practicar también clases de baile, es imposible que mi madre pueda conciliar su vida (que es prácticamente toda laboral) con cualquier otra cosa.

En la actualidad existe un problema más: conciliar los turnos imposibles con la bajada de salarios. Si ya no puedes permitirte ir a cenar 1 vez a la semana con los colegas puede que influido por la fiebre positivista te lo tomes como una OPORTUNIDAD, una nueva forma de mantener el tipo y darte a la vida sana (verdurita barata que la carne no se puede comer todos los días) y si aún así quieres sentirte atlético, probablemente optes por lo más barato que puede haber -> salir a correr.

A todo esto, también me gustaría mencionar a los parados, esa GENTUZA QUE SI NO TIENE TRABAJO ES PORQUE NO QUIERE y que tiene que buscarse la vida para parecer que sigue activo, que sigue empleable, que sigue productivo, que no ha parado de enriquecer su marca personal. El ir a correr es hoy en día algo fantástico porque incluye connotaciones personales como el ser independiente, el marcarse unos objetivos y cumplirlos, saber adaptar tus entrenamientos hasta la locura (lo siento, es que me parece muy fuerte) de levantarte dos horas antes de ir a llevar a los niños al colegio para ir a correr y todo eso. Ese sacrificio, esa actitud self-made a los jefes les pone mucho.

Es por eso que CREO que el salir a correr es muy adaptable al mundo de la empresa en la que uno ya no siente que forma parte de un equipo si no que más bien se marca unos objetivos “llegar a ser jefe de departamento” y hace todo lo posible para conseguirlo porque “si no lo hago yo, lo hará otro”. Es también compatible con el tener que quedarse a hacer unas horas extras porque estos informes son para mañana y están a medio hacer porque el correr no exige horarios, solo exige voluntad. Tiene que ver también con la actitud positiva enfermiza de estar en la mierda pasándolo mal y en vez de hacer por mejorar la situación forzarse a adaptarse a la realidad, pero me pregunto hasta cuándo podrá durar este poder de adaptación darwinista, si al final del partido quedarán los más fuertes o simplemente los que tenían una gran cuenta corriente a sus espaldas.

Siguiendo con esta visión MÁS ALLÁ DEL DEPORTE, tampoco es de extrañar que sea una actividad promovida por muchas multinacionales en las que se incita a sus empleados a salir a correr juntos (incluso tienen duchas en la oficina para estar todos limpitos y seguir currando) lo que llaman Cultura del Bienestar (dadle a la pestaña de clientes y llorad) y según los gurús empresariales mejora la productividad y reduce el absentismo. Tiene mucho sentido porque el mismo que te estresa te obliga a desestresarte corriendo un poco, para vaciar la cabeza, para soltar endorfinas o lo que sea, para que cuando llegues a casa estés tan felizmente exhausto que no tengas ganas ni de encender la tele.

En cuanto a la parte comercial, esta “nueva moda” no es tan barata como creemos y es que salir a correr con camisetas de propaganda no tiene estilo, hay que comprarse ropa de esa que parece que corres desde los inicios de la civilización y por lo tanto la idea de que es la opción barata se empieza a esfumar en cuanto te inicias en el rollo. Empiezas a mirar a tu alrededor, a meterte en foros, a introducirte en comunidades de runners y acabas tatuándote el De qué hablo cuando hablo de correr de Murakami en la espalda. Todo es muy lícito: vuestra piel, vuestras normas. Pero si el running es el nuevo gin tonic, también es la nueva manera de demostrar que eres una mujer independiente y que hasta aprovechas tus vacaciones para no desconectar de unos hábitos a los que tienes que estar enganchado sí o sí. ¿ES SÓLO UN DEPORTE O PARA ALGUNOS ES ALGO MÁS?

Por otro lado, también me gustaría citar a mi amigo Pablo el del párrafo de arriba a quien he consultado en calidad de experto: “ el running es posiblemente una de las cosas más justas del mundo: en el trabajo puedes esforzarte mucho que tu permanencia seguirá sin depender de ti, sino de tus jefes, puedes esforzarte al máximo y acabar en la calle, o incluso siendo tu propio jefe trabajar muy duro y que, sea por la crisis, sea por lo que sea, al final la cosa no salga bien. Ídem en las relaciones personales e incluso en el amor, no puedes enamorar a una persona a base de esfuerzo y trabajo; e ídem en el resto de deportes: puedes entrenar como un cabrón en el fútbol, pero si el equipo contrario es mejor que el tuyo… pobre de ti.” Esto tiene mucho sentido porque ahora mismo tiene que enganchar mucho esa sensación de que tú tienes el control, de que algo en tu vida depende de ti. 

Y TERMINO, volviendo a repetir que no estoy en contra de correr si no de la filosofía running imperante, que me encanta que seáis tan sanos, que viváis tan bien y que comáis verduras frecuentemente (¡me encantan las verduras!) solo os pido que no os dejéis engañar, que no le sigáis el rollo a quienes venden humo, que no os conforméis con ir a correr porque no podéis hacer otra cosa que OS GUSTARÍA MÁS, dad por culo protestad por tener unas condiciones mejores que os permitan hacer TODO LO QUE QUERÉIS HACER. Y sed felices pero no porque os obliguen a serlo.

Anuncios

3 comentarios en “NO ME GUSTA CORRER

  1. También escribir un blog es una nueva moda, y en el pasado quien escribía un diario era un poco rarito.
    Cada uno tiene sus manías, yo la que no soporto es la de poner la pegatina del logo de Apple en el coche, terrible, eso sí que lo considero canibalización del marketing.

  2. Pingback: Todo depende de ti (YA, CLARO) |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s