Harta de ti

Siempre me ha dado bastante pereza eso de que una persona ponga su cara para algo, a no ser que fuera en un anuncio de los que hacía antes Pepsi: Generation Next con las Spice Girls o éste (mi anuncio favorito por encima de todo) en el que contamos con Queen B, Britney Spears y Pink haciendo de super gladiadoras que pasan de pegarse entre ellas ❤ (ah, bueno, y Enrique Panoli Iglesias).

Perdón, llevo 15 minutos viendo el anuncio en bucle y ya se me ha olvidado de lo que venía a quejarme… AH, SÍ.
Bueno, que los anuncios en general me han dado mucha pereza, sobre todo los de bancos, grandes magnates, etc. Aún así, los he “respetado” porque 1) están muy encasillados en esa esfera que les resta credibilidad por el hecho de “me están pagando por decir esto, igual te lo estoy poniendo bonito” y 2) me tienen que vender algo, acepto que tenga que venir una chica del futuro a venderme una lejía porque ya no saben qué hacer para que los mire.

Sin embargo, conforme hemos ido evolucionando y creciendo a lo largo de estos años (menos mis tetas a pesar de que comí muchísima molla de pan) hemos ido aceptando hacerle los anuncios a las empresas así, sin más. Si antes el dedo apuntaba a los demás, a lo que hacían o dejaban de hacer, ahora hemos desviado esa dirección hacia nosotros mismos, con todo lo que conlleva. Podréis decir “oh, qué bien, el métete en tus asuntos por fin es real” pero no, es que la movida es que todo lo malo que decíamos de los demás ahora lo dirigimos a nosotros mismos. ¿Y eso qué ha supuesto? Tener que estar a la altura, demostrar que somos buena gente (y leer mucha psicología positiva para superar el trauma de salir de la cama), que nos importan muchas cosas relevantes, que sentimos y padecemos, crear, con ayuda de las redes sociales, una marca personal. En vez de esforzarnos en ser humanos simplemente enfocamos todos nuestros esfuerzos en DEMOSTRAR que lo somos. Y a las empresas eso les encanta. Así, si Ausonia quiere luchar contra el cáncer y recaudar pasta, en vez de ponerla ellos y callarse la boca -o publicar una nota de prensa-, van a crear una movida para que te pongas un lazo rosa en facebook en tu foto de perfil. ASÍ TODO EL MUNDO SABRÁ QUE AUSONIA ES MUY PERSONA Y TIENE SENTIMIENTOS. PERO TÚ TAMBIÉN. ¿Cómo vas a estar en contra de eso? Si estoy en contra de algo o quiero que algo cambie, ¿cómo voy a ponerme a reunir gente para intentar solucionarlo o meter presión para que los que pueden lo arreglen? Eso lleva mucho tiempo, mejor me hago una foto con un papelito en el que ponga #bringbackourgirls que además lo ha hecho gente muy famosa y seguro que me llevo algún retuit y me cae algún que otro follow y si alguna empresa quiere contratarme verá que soy super buena gente. Lo mismo pasa con el Ice Bucket Challenge (aunque aquí no haya -creo- empresas de por medio, la idea es la misma, ¿cómo te vas a negar a hacer algo divertido para ayudar a que una enfermedad rara sea visible? lo de exigir a tus gobernantes que aporten más pasta ya si eso otro día que he quedao). Los filtros de banderas en facebook. O “despéinate contra el sida” ellos consiguen que se hable de ellos prácticamente gratis y encima no tienen que poner un duro de su bolsillo y tú puedes hacerte una foto cute y demostrar que te importan las causas justas. MAXICOMBO.

Utilizar la movida de la guerra para darte visibilidad :_) #pojjclaroquesepuede
https://twitter.com/errejoners/status/669564839044493312

Todo esto además potencia el afán esquizofrénico de tener que opinar sobre cualquier cosa, de dejar todo lo que estás haciendo porque joder, ERES BUENA GENTE Y TIENES SENSIBILIDAD pero es que en serio, está guay, decid lo que pensáis, yo también soy una bocachancla máxima (aunque estoy intentando mejorar) pero muchas veces no es necesario y otras tantas ni siquiera tenéis una opinión sólida y si no sabes qué decir de verdad, casi siempre callarse es la mejor opción. (Y este es mi lema vital) NO TENGO NI PUTA IDEA, hay que decirlo más. De lo de aparentar algo que no eres Ylenia (la reina del mundo) sabe un rato:

Finalmente, puedo aceptar que necesitéis opinar. Puedo aceptar que tengáis que decir que las cosas no son justas (yo lo hago constantemente) pero al menos, no le hagáis el juego a las empresas. No trabajéis gratis. Porque sí, cuando estáis poniendo esa foto etiquetando a esa empresa o ese hashtag potenciado por esa empresa, les estáis prestando vuestro careto para que ellos sigan ganando pasta. A vuestra costa. Y la pobre Kate Moss en casa muriéndose de hambre (a ver para los tolis, que esto último es bromi). Estáis TRABAJANDO PARA ELLOS. Sin daros cuenta. Y GRATIS.

Anuncios

Un comentario en “Harta de ti

  1. Pingback: 2015 perdona si te llamo Mario Casas |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s