El efecto Ryanair

Hace unas semanas el ministro García – Margallo decía que por una supuesta amenaza inminente de secuestros en el Sáhara había que repatriar a todos los cooperantes. Y así lo hizo, sin acabar de explicar del todo cuál era la amenaza ni por qué justo ahora. Entiendo que por seguridad nacional pueda haber cosas que no se puedan decir, pero tampoco se puede jugar a “que viene el lobo”, que luego pasa lo que pasa.

Mientras me informaba sobre esta noticia, me vino a la cabeza “el efecto Ryanair”. Es un comportamiento que he observado en los últimos viajes que he tenido con Ryanair (cada vez son más puesto que no tengo ni un duro) y bueno, muchas otras anécdotas que presencio con asombro en el aeropuerto. El “efecto Ryanair” es un comportamiento extremamente individualista por el cual las personas sacan lo peor de ellas mismas, sin importarles a quien le van a pisar la cabeza, para conseguir un lugar “algo mejor” que el otro. Algo así como la apertura de las rebajas en un centro comercial estadounidense. Comportamientos del tipo: “sé que sólo puedo llevar un bulto, así que voy a esconderme estos tres dentro de la chaqueta y si me dicen algo, delataré al que tengo delante que también lo está haciendo”, “me da igual si ese par de críos van separados de sus padres, yo quiero sentarme al lado de la ventana con mi churri” y el mejor de todos “como no he pagado un duro por esto, me permito el lujo de comportarme como un mafioso si me piden explicaciones sobre mi equipaje”. Parece el grito desesperado de una trabajadora de la competencia pero no, es la realidad y se está expandiendo a otras compañías. ¿Y esto quién lo promueve? La misma compañía con sus campañas publicitarias que rozan los límites del sentido común y otras barbaridades.

El caso es que para mi este efecto es extrapolable a multitud de situaciones diarias y el otro día, leyendo comentarios (soy adicta a leer los comentarios de noticias online) sobre este tema se me caía la cara de vergüenza por pertenecer a esta especie que de humana tiene poco. Argumentos concienzudos como:

 No entiendo que a estas alturas existan ONGs ayudando a otros países, con las necesidades y miserias que tenemos en el nuestro a día de hoy. Tampoco entiendo, que con la cantidad de cooperantes que ya han sido secuestrados, que tengamos que seguir manteníéndoles, pagar sus rescates, sus traslados, etc., y por supuesto, alimentando y rearmando a terroristas. Por otro lado, los saharauis en su momento, asesinaron a cientos o miles de soldados de reemplazo españoles, colaboraron con el Gobierno de Marruecos en la Marcha Verde y después su Frente Polisario, secuestró y asesinó a pescadores españoles. Con lo cual, que los sahararuis se busquen la vida y, si no, que se lo pregunten a los padres y familiares de los asesinados.

Éste me ha tocado el corazón:

Lo que tienen que hacer la gente de esos países es empezar por no comportarse ellos mismos como animales. Viven en campamentos de refugiados, no tienen ni para comer y tienen 10 hijos…..ya los alimentará otro. Es muy cansino hacerse la víctima y no hacer nada por salir de la situación en la que se encuentran…más bien lo contrario, se esfuerzan en entrar más de lleno en la pobreza.

Y venga, otro, que sé que os gusta:

Esto de los cooperantes se está convirtiendo en una auténtica VERGÜENZA por lo que nos cuesta a los españoles ayudar a los demás. Las ONGs deberían sufragar los gastos de los rescates y de los aviones y NO TODOS LOS ESPAÑOLES. Yo ya estoy más que harto de que vayamos de tontos por la vida. Encima que vamos a ayudar a esos países, se nos secuestra. Pues nada, se acabaron los cooperantes o que suscriban un seguro que corra con todos estos gastos, que el país no está para estos lujos.

 

Tengo que decir que hay de todo, pero mensajes como estos están cada vez más presentes. Y yo me pregunto si esta gente sabrá lo que es no tener acceso a agua potable. Lo que es no tener ningún tipo de esperanza de un futuro mínimamente estable. No poder ni siquiera soñar en irse de vacaciones a visitar otro país. No poder alimentar a sus animales (de los cuales se alimentan) con comida en vez de escombros y plásticos. Si de verdad piensan que viven en campamentos de refugiados por placer.

No quiero entrar en quién tiene razón, en quién debería pagar rescates, en quién debería hacer el trabajo que hacen las ONG’s… Me gustaría ir a lo más elemental: vidas humanas. Y ahí es cuando el respeto y el sentido común mueren y el efecto Ryanair es evidente: la imposibilidad de ver más allá de uno mismo y sus propios beneficios aunque el otro se esté muriendo de hambre. Injustamente, que es peor.

Por cierto, para saber más sobre el conflicto saharaui, he encontrado un blog que no está mal: http://www.enarenasmovedizas.com

Anuncios

Un comentario en “El efecto Ryanair

  1. El efecto Ryanair puede mostrar poca humanidad de la persona o incluso, en algunos casos, cierta maldad. Pero hay otro efecto (que no he bautizado) que se suele dar en las mismas personas, que es el ensalzamiento de acciones que, si bien positivas, tienen poca importancia real, y de quien realiza esa acción; y que creo que demuestra ignorancia y maleabilidad. Dice en el telediario “Fulanito de Tal ha prestado su imagen para una campaña solidaria…” y ya es un santo en vida, y si dices que además de su imagen podría prestar alguno de sus múltiples millones o de sus decenas de edificios eres un ser despreciable sin corazón, porque bastante es ya lo que hace ese pobre chico al que la fama no se le ha subido a la cabeza y sigue siendo tan bueno y sencillo como siempre, un ejemplo para los más pequeños; y a ver qué harías tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s