Perreando para sobrevivir

Ha llegado el momento. Mucha música me ha acompañado desde mi más tierna infancia (dice la RAE que se utiliza el adjetivo tierna para “explicar su delicadeza y docilidad” pero no es mi caso porque la mía fue todo lucha libre) pero hay un género en concreto al que siempre he dejado de lado y del cual he renegado por miedo a las críticas. En este blog que empezó sus andadas hace ya demasiado hay trazas de mucho dolor, de mucha incomprensión y también de mucho bienquedismo por seguir creyendo que algún día podría encajar en este mundo. Ahora que desde el 2011 hemos dado -el blog y yo, yo y el mundo- un viraje hacia el centro del ascoputismo máximo -Ylenia always in my mind- necesito devolverle al perreo lo que el perreo me ha dado.

Sabemos que la adolescencia es una etapa complicada y que Lorna cantara con soltura mujereh vírgeneh que se quiten loh peloh era algo que me traumatizaba: empezaba a depilarme con una ligera frecuencia por presión social, claro. Era 2003 y empezaba a entender lo que significaba querer el mmm (siempre fui más pardilla de lo que parecía) y recuerdo haber tenido a mi padre como Papichulo en el móvil durante bastantes años (si es que cómo es el inconsciente). Poco después llegó Baila Morena de Hector & Tito y Don Omar y el perreo pa los nenes perreo pa las nenas empezó a estar en todas partes. Especialmente emotiva fue Pobre Diabla por su dramático comienzo -yo la llamo la Roxanne del perreo- y Llamado de emergencia de Daddy Yankee me conquistó muchísimo por ese dolor vital de enamorado al que no le hacen ni puto caso con ese hay un hombre moribundo aquí dime que lo puedes revivir. POR SUPUESTO QUE no podemos dejar pasar Noche de sexo de Wisin & Yandel con Ventura que hicieron que aunque hayan pasado 10 años de su hit mundial yo sigo contestando en mi mente soy el chico de las poesías cada vez que alguien me dice hola qué tal. Cuando me hice un poco más mayor, fui a la Universidad y QUISE SER ALGUIEN, dejé de escuchar perreo -demaneraoficial- porque QUÉ VULGARIDAD para empezar a prestar atención a indies cansinos que sí, muchas veces bien, pero otras pégate un tiro y déjanos vivir. Así que, para PASARLA BIEN, para hacer cosas que no me apetecían como LAS LABORES DEL HOGAR, necesitaba motivación, necesitaba folclóricas, necesitaba reggaeton. Esta fase de negación cultural para aparentar formar parte de algo con lo que creía que iba a vivir mejor -porque al final todo se reduce a eso- se fastidiaba a la mínima en cuanto me metía en cualquier bar: resulta que somos todos muy culturetas y nos gusta el cine de autor pero nos sabemos todas las canciones de Don Omar y Daddy Yankee, LOS CRÉDITOS DEL FINAL TAMBIÉN. Años fingiendo entre nosotros como si estuviésemos haciendo algo mal, como si fuésemos peores personas, sin darnos cuenta de que lo realmente tóxico eran las versiones chumba chumba de canciones italianas como Impiccheranno Geordi con una corda d’oro (otro día hablamos del chumbachumba).

Pero en ese tiempo en el que todos estábamos mirando para otro lado ellos siguieron adelante, no dejaron de hacer cosas, cosas por las que de pronto se empezaron a interesar lo que podríamos llamar LA CASTA DEL MAGREO DE BAR como Jennifer Lopez o Enrique Iglesias. Y entonces apareció Pitbull. Místeltodoelmundoh. Y claro que tenía que venir un Capricornio a poner las cosas en su puto sitio. Entonces, todas las celebrities empezaron a darse de hostias para cantar con él. Todos querían un FÍTURIN con Armando Christian Uria Ruiz Pérez (lo tenía que poner) y fue el perreo el que empezó a partir la pana. Muchos de nosotros no éramos conscientes pero a Pitbull lo escuchamos mucho antes de lo que creíamos con Culo -yo me he enterado hace dos minutos-.

¿Por qué antes nadie quería saber del reggaeton y ahora todos empiezan a NECESITAR una canción con ellos en sus discos? Fácil. Sus letras son para distraerse, hablan de cosas básicas como enamorarse, pero de manera más estricta, hablan de FOLLAR, de  noches de sexo, de copular de manera indiscriminada. Para los señoritos de la música era mucho más bonito que la gente siguiese pensando en historias de amor y siguiese fomentando el mito romántico y hablando del sexo con metáforas absurdas como la horrible Burbujas de amor de Juan Luis Guerra “quisiera ser un pez para mojar mi nariz en tu pecera y hacer burbujas de amor por donde quiera, pasar la noche entera mojado en ti” AMOSNOMEJODAS. Pero claro, que los reggaetoneros empezaron a manejar pastica y a crear imperios y se convirtieron en ENTREPERREURS (esta palabra se la he robado a mi amigo Zow y está muy feo robar así que me declaro culpable de este crimen pasional).

Entrando pasta, parece que todo se tiene que romper -porque normalmente todo se rompe- pero no oye, fíjate que no sólo la industria del perreo no se destruyó si no que empezó a escribir sobre otras cosas, como UN SECUESTRO DE LAS FARC en Yo te esperaré de Cali y El Dandee o de SER TÍA Y PARARTE EL TAXI SOLITA en El Taxi de Osmani Garcia, Pitbull y Sensato (quien quiera entenderlo que lo entienda). ¿Qué se siente al ver que gente a la que has juzgado por venir del inframundo gana más pasta que tú y encima no tiene que hablar de su familia en entrevistas para prosperar (Daddy Yankee “durante su carrera, ha evitado tratar temas sobre su vida privada en entrevistas. Ha declarado que prefiere mantener el silencio porque considera a su familia un tesoro” en Wikipedia)? Eso es lo que creo que molesta tanto a los puretas.

En conclusión, estoy harta de que se critique el reggaeton, de que parezca que nos tenemos que poner un pasamontañas para GOSARLO libremente, que siga habiendo gente que diga lo que es bueno y lo que es malo en el puto 2015. Como decían en @errejoners Pobre Diabla estaba llorando por un hombre que no vale un centavo ahí por los 2000 y en 2015 se está parando El Taxi y haciéndose vino solita. Las mentes privilegiadas entiendan. Cierro este homenaje con un grandísimo descubrimiento: Palabras con Sentido de Daddy Yankee (acuario, qué te voy a contar).

No soy un mantenío, tengo lo mío
Una compañía mundial y salí del caserío
Gracias al perreo sigo creando empleos
Una mala educación es la que crea reos

Te pasas hablando de mí
Antes de hablar mírate bien
Se puede mejorar el país
Y mi barrio,oh oh oh!
En vez de estar pendiente a mí
Haga su parte usted también
Se puede mejorar el país
Y mi barrio,oh oh oh!

Anuncios

Un comentario en “Perreando para sobrevivir

  1. Pingback: 2015 perdona si te llamo Mario Casas |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s